Novedad
 

Puntos negros y otros artículos

José Nakens

Apertura de Alfredo Grimaldos  

Colección Lo que no debe decirse

Contiene 70 imágenes inéditas de la época con portadas de El Motín.

Precio 15 €

288 Páginas

ISBN:978-84-936562-8-7

Para comprar nuestros libros:

lalinternasorda@gmail.com

Teléfono: 679923853

GASTOS DE ENVÍO, 1,50€, PARA PENÍNSULA, CANARIAS Y BALEARES.
ATENCIÓN: SOLO REALIZAMOS ENVÍOS AL ESTADO ESPAÑOL.
Paga a través de PayPal con tarjeta bancaria.  

Las religiones degradan y embrutecen

Siniestro Total & Poch ........ Dios salve al conselleiro

 

Gentes religiosas

CUBIERTA DE ANDRAJOS y casi descalza, la niña entró en la
iglesia a resguardarse del frío.
Celebrábase una novena que un devoto costeaba a la
Virgen por haber atendido a la súplica que le dirigió para
que helase fuertemente, pues de otro modo no podría patinar,
y el templo estaba como un ascua de oro.
Embobóse la niña con la imagen de la Madre de Dios,
que ostentaba un manto de riquísimo terciopelo cuajado
de brillantes, y, recordando consejos maternales, cayó de
rodillas, cruzó las manos y pidióle un traje de abrigo.
Fijóse en ella una elegante señora que, acompañada de
su esposo, llegaba henchida de fe a rogar por el pronto regreso
de su amante, y ordenó indignada a un monaguillo
que la arrojase del templo, no sólo por el asco que producía,
sino para evitar que robase algo.
Cumplió el acólito con celo sin igual el mandato piadoso,
y la niña fue arrojada a la calle cuando empezaba a oscurecer.
Refugióse llorando en el quicio de una puerta, y
al cabo de una hora acertó a pasar a su lado una señora
gruesa, que se fijó en ella, y, al ver que era guapa, se la llevó
a su casa, pensando en un caballero con quien había
hablado aquella mañana.
Y al verse al día siguiente con un traje nuevo, bien calzada
y perfumada, la niña cayó nuevamente de rodillas y
cruzó las manos para dar gracias a la Virgen por la eficacia
con que la había atendido; postura en que la sorprendió
un caballero que entró en su gabinete, adornado con
imágenes de María Santísima y de su esposo; caballero
que cerró la puerta y la sentó sobre sus rodillas.
Y al fijarse la niña en él, reconoció al católico esposo de
la católica señora que había mandado la tarde anterior
arrojarla del templo católico, donde no hay pobres ni ricos,
sino hermanos en el Señor

La Central recomienda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Puntos negros? José Nakens veía la reacción en forma de nube negra que va cubriendo todos los horizontes: puntos negros por doquier, gabinetes negros gobernando, negros crespones del caciquismo, parásitos negros, curas cuervos negros...
Ahora se presenta una magnífica ocasión de penetrar en el mundo de Nakens, director del legendario El Motín, cuyos textos deberían ser una referencia básica para los profesionales de la información, más aún en la hora de la extinción por asfixia del genuino periodismo. Una importante clave del desarme moral y crítico de esta sociedad está en la desinformación y el silenciamiento de muchos aspectos básicos de la realidad que realizan la mayoría de los grandes medios de comunicación.
El anticlericalismo y el republicanismo que defendió Nakens –activo impulsor de la I República española e indiscutible precursor de la II República– con ilustrada vehemencia continúan siendo imprescindibles. Un siglo después de que dejara plasmado su lúcido pensamiento podemos comprobar su vigencia.
Intencionadamente, la Historia ha guardado para Nakens el cajón de loco-anarquista-regicida-comecuras. La Literatura nada le reconoce. «Los que tan sólo ven en Nakens a un periodista de combate, deben fijarse en sus escritos, y observarán bien pronto, que es un literato en el más alto sentido de la palabra, un verdadero erudito y un gran filólogo sabedor como pocos de nuestra lengua», afirmaba el historiador Enrique Rodríguez-Solís.
Con José Nakens y Luis Bonafoux abrimos una nueva colección editorial dedicada a los textos de las figuras pioneras del periodismo comprometido, ilustrados con las páginas originales de sus obras y con imágenes inéditas.

NIHIL

«¡YA NO HAY NADA! Nadie está encargado de la ejecución de
este decreto». Así creo que decía el artículo primero
y único de la Constitución que Rochefort publicó en tiempos del
corrompido y degradado imperio napoleónico,
que terminó lleno de fango y vergüenza en Sedán.
¿No podría aplicarse hoy aquí, en el sentido
de que no hay nada de lo que necesitan los pueblos para
ser dignos y prósperos?
¿Queda dinero? No; y si alguno hay está en manos de
los que siempre las tuvieron largas para apoderarse, sin
contingencias legales, del ajeno.
¿Queda vergüenza? De haberla tenido, si acaso. Ha tiempo
que tal señora desapareció de la escena, por no encontrar
pecho donde albergarse.
¿Queda honradez? Aparentemente, la indispensable para
no ser ahorcados todos en un día: en el fondo, menos aún
que vergüenza y dinero.
¿Queda patriotismo? Que respondan las Carolinas, enajenadas
moralmente por los conservadores, y España puesta
a los pies del Papa por los fusionistas.
¿Queda valor? HabIe Cánovas, escapando del Pardo el
día de la muerte del rey; dígalo Sagasta, molestando sin cesar
a militares y paisanos cuando Ruiz Zorrilla escupe al
suelo en vez de hacerlo a cierto a rostros.
Queda dignidad? Léanse las sesiones de las Cámaras
de algunos años a esta parte: se tratan sus miembros como
verduleras, y luego se desdicen y se dan explicaciones humillantes.
¿Queda moralidad? Hasta el significado de esa palabra
se ha perdido desde que se respeta al ladrón que robó con fortuna.
¿Queda justicia? Por el temor que inspiran los encargados
de administrarla, hay motivos sobrados para dudarlo,
cuando menos.
¿Quedan energías, caracteres? Menos que otras cosas.
La raza de Cortés, Pizarro y García de Paredes está hoy
representada por Villaverdes, Moreta y Castelares.
¿Qué queda aquí, pues, de lo que eleva, salva, engrandece y dignifica?
Ya lo he dicho: nada.
¿Y de dónde entonces esperar la salvación? De un cataclismo
tremendo en que nadie se entienda; ni sepa lo
que quiere, ni adónde va; de un sacudimiento terrible que
lo derribe, lo mezcle y lo confunda todo, perezca lo que perezca
y caiga lo que caiga.
Y a ver si del conjunto de negaciones que he apuntado
«sale una afirmación salvadora; algo que pueda redimirnos,
pues que hoy no hay nada.

José Nakens

“Puntos negros y otros artículos” de José Nakens y Pérez. Jesús Ayer

Artículo de Ana Muiña, sobre José Nakens para la revista Andalucía en la Historía

La Polla Records - Salve

 

 

 
 

A galopar - Paco Ibáñez y Rafael Alberti 

 

 

la voluntad

¿OS ESCUECEN LOS LATIGAZOS de El Motín, conservadores
clericales? ¿Sí? Pues afilad las uñas, que os queda mucho
que rascar.
La lucha es desigual, ya lo sé: vosotros contáis con fiscales,
polizontes y gobernadores, y yo sólo conmigo; pero
así y todo, he de triunfar de vosotros.
No sabéis lo que me encanta, al poner la pluma sobre
el papel, pensar que cada rasgo que trace se clavará en el
corazón de un tiranuelo, un mentecato o un buscavidas.
«Corre, corre veloz, pluma mía, le digo, para que no se
te escape ninguna de las ideas que brotan en mi cerebro
contra esas gentes.
«Que sepan que si en algunos momentos me producen
indignación, ordinariamente sólo me inspiran desprecio.
«Que si no fuera porque la nación paga los vidrios rotos,
me divertiría grandemente al verlos dar saltos mortales
alrededor de una peseta o postrados de rodillas ante un sable.
«Que me río de sus iras y de sus persecuciones y me
regocija pensar en la rabia que debe acometerles al convencerse
que son impotentes para acabar conmigo».
Es desigual la lucha, lo sé; mas ¿por qué no confesarlo?
Hay algo ¡qué algo! mucho de halagador en sostener esta
guerra a muerte con un gobierno así.
De un lado él, con fiscales, magistrados, gobernadores,
polizontes; y clérigos que incitan, beatas que aplauden,
hipócritasque ayudan.
Del otro, un periódico independiente que a la provocación
responde con la energía y a los contratiempos con la firmeza.
Multas, procesos, prisiones, vigilancia incesante, pérdidas
materiales inmensas; cada día un problema que resolver,
cada hora una contrariedad. ¡Y sin embargo, firme,
siempre dispuesto a la lucha, devolviendo golpe por golpe!...
¿Cómo puede ser eso? se preguntan las gentes que no
se explican esta resistencia tan grande y por tanto tiempo
sostenida, que El Motín opone a las violencias, los atropellos
y las ilegalidades de los que comercian con el territorio español.
Y hablan de apoyos decididos, de personas de gran posición
que se están arruinando, de dinero que da el partido
y de cien cosas por el estilo.
Y nada de esto es verdad, pues lo único que sostiene
al periódico contra viento y marea es la voluntad, palanca
poderosa, la más poderosa que existe; y que da fuerzas
para resistir y bríos para acometer.
La voluntad, a la que hay que añadir el orgullo que experimento
al sostener solo esta lucha, contra la reacción
más desenfrenada que ha existido en España.
Y hablo de todo esto, no por satisfacer mi amor propio,
sino para que mis correligionarios vean palpablemente hasta
qué punto llega la fuerza de voluntad, y se decidan a poner
la suya al servicio de la revolución.

José Nakens

 

Caja con 5 facsímiles (21x30cm) de dibujos originales de ‘El Motín’, Ilustrados por Macipe.Tamaño: 30x21cm. Caja: 30 €. Láminas: 9 €.